Realidad Aumentada

10 10 2010

Cada semana en esta sección traeremos algún tema relacionado con internet, la informática o la tecnología. Esta semana hablaremos sobre la Realidad Aumentada.
Hoy vamos a hablar de un tema que a algunos os sonará a pura ciencia ficción pero que os puedo garantizar que no lo es y que a más de uno seguro que le va a resultar no sólo curioso sino útil: la Realidad Aumentada, la última revolución digital.

En una de las primeras escenas de Terminator 2, el Cyborg interpretado por Arnold Schwarzenegger entra en un bar de moteros en busca de ropa, ya que, por algún motivo, la gran tecnología que le permite viajar en el tiempo, le obliga a hacerlo completamente desnudo.

Algunas de las tomas de ésa escena están realizadas desde el supuesto punto de vista subjetivo del robot, y en ellas, se ve cómo aparece información superpuesta a lo que este Terminator T800 ve. Se trata de datos que le revelan varias cosas como por ejemplo si la persona que está viendo representa una amenaza o si es de la talla adecuada para que sus ropas le sirvan.

Dejando aparte cuestiones fisiológicas de si para el Cyborg esa forma de ver las cosas es la típica o no y de si para él representa su percepción habitual, estas tomas dan una idea bastante aproximada de lo que supone el concepto de realidad aumentada (RA): disponer de alguna tecnología que permita añadir información de forma virtual a la realidad física ya existente, y normalmente en tiempo real.

Sin necesidad de recurrir a las películas, lo cierto es que este tipo de tecnología se viene utilizando desde hace algún tiempo en distintos campos. Se usa, por ejemplo, en los head-up displays de las aeronaves militares, que son unas pantallas de visualización transparentes sobre las que se proyectan datos básicos, como la altitud, la velocidad, el rumbo y la posición de otros aviones. De esta forma, el piloto no tiene necesidad de apartar la vista del exterior, ya que los datos aparecen ante él. Los modelos más recientes incorporan incluso esa pantalla en el propio casco del piloto, con lo que ya ni siquiera es necesario que esté mirando al frente para estar informado permanentemente.

Esta tecnología ha pasado también a utilizarse en aviones comerciales como el Embraer 145 o el Airbus A380, por citar un par de ejemplos, y de hecho está empezando a ser ofertada como un extra en ciertos turismos, con esa misma idea de que el conductor no tenga que apartar la vista de las carretera más de lo necesario.

En la imagen que ofrecemos a continuación se puede ver cómo se utiliza la realidad aumentada en los espejos retrovisores de algunos coches de alta gama.

RA1

Otra área donde se aplica el sistema de realidad aumentada es el de la ayuda a técnicos de mantenimiento en la industria aeronáutica. En este caso la proyección de información pertinente acerca de la tarea que se está desarrollando reduce el tiempo necesario para realizarla y, de paso, evita a los operarios tener que cargar con complejos y pesados manuales. Los sistemas más sofisticados son incluso, capaces de superponer a lo que está viendo el técnico (mediante un software de reconocimiento) la información necesaria sobre el elemento con el que está trabajando.

En medicina puede aplicarse en numerosas situaciones, por ejemplo para superponer en un informe clínico datos procedentes de pruebas diagnósticas o para visualizar los bordes de un tumor, que son invisibles a simple vista.

En algunas retransmisiones deportivas como el fútbol o el tenis ya se aplica la realidad aumentada, con el fin de comprobar por ejemplo si un jugador se hallaba en fuera de juego o si el balón botó dentro de la pista.

Según definen algunos científicos “la realidad aumentada tiene que combinar elementos reales y virtuales, ser interactiva y en tiempo real, y funcionar en 3D”.

En la siguiente imagen podemos ver en qué campos se está utilizando la realidad aumentada:

RA2

Existe también algún proyecto educativo, como el que han desarrollado en la Universidad Politécnica de Valencia. Sus investigadores han creado unos cuadernos que incluyen unas cartulinas con un código. Estas sirven para que una Webcams coloque en el monitor donde trabaja el alumno, una imagen en 3D acorde con los contenidos de la lección que está estudiando. La imagen se puede girar, acercar y alejar, ver desde distintas perspectivas y, según confirman los profesores que participan en el proyecto, el método ha servido para incrementar el rendimiento escolar.

Hasta hace poco la realidad aumentada era un desconocido para todos fuera de las películas. Sin embargo la cosa está cambiando debido al desembargo de esta tecnología en los teléfonos móviles y en los medios impresos. Por ejemplo el famoso bidi que muchos tendremos en nuestros teléfonos móviles, aunque éste sea en 2D y no en 3D. La compañía Bidimobile, que es la desarrolladora de éste sistema, ha desarrollado también una colección de libros bidi. Una de las colecciones de libros más famosa de bidi es “Urban Visitors”, que ofrece un punto de vista alternativo de algunas de las ciudades más conocidas del mundo, con lo que los libros de esta serie podrían convertirse en unas guías de viaje que consultaríamos in situ gracias al móvil. Al hilo de esto, los códigos bidi serían también muy útiles si colocaran un bidi en la placa que se sitúa en la fachada o al lado de los edificios emblemáticos de las distintas ciudades. Así obtendríamos información sobre la ciudad, sus calles y sus monumentos en nuestro teléfono. En realidad los móviles están aprendiendo a ver el mundo y a ofrecernos algunas capas de información adicional a través de sus pantallas. Los de última generación son precisamente los que están contribuyendo más a la popularización de la realidad aumentada. Estos dispositivos usan el GPS para ubicarse geográficamente y saben hacia dónde están mirando gracias a las brújulas y acelerómetros que incorporan. Esto, unido a programas o aplicaciones adecuadas, permite meternos vía móvil en el mundo de la realidad aumentada.

Uno de estos programas es Layar, un navegador disponible por ahora para el iPhone 3GS y para teléfonos Android. La información que puede mostrar este software es muy variada y sirve por ejemplo para localizar casas en venta o alquiler, cajeros automáticos, hospitales, farmacias… Otra aplicación parecida es Wikitude World Browser, que muestra puntos de interés superpuestos a la imagen que está captando la cámara del móvil.

El mayor problema que se encuentran estos programas es la falta de información. En este sentido tanto la bajada de precios de internet en el móvil como de los propios smartphones (teléfonos inteligentes), serán factores que contribuyan a aumentar la demanda y la aceptación de estos servicios. También deberían entrar en juego instituciones públicas y empresas para dotar desarrollar y ofertar diferentes datos para estas aplicaciones. Las empresas podrían hacer negocio vendiendo el acceso a esta información mientras que las instituciones públicas podrían hacer más atractiva la visita a ciertos monumentos o la atracción turística podría verse incrementada, pues al no tener que andar buscando los sitios (nos aparecerían en el móvil los puntos exactos de a qué distancia nos quedan), se visitarían más sitios en el mismo tiempo.

En la siguiente imagen podemos ver cómo funciona la realidad aumentada:

RA3

Seguro que en un futuro terminamos llevando unas gafas o lentillas sobre las que se proyecte información como su fuera un “head-up display” personal como el que lleva Terminator en su misión de matar a Sarah Connor…

Bueno, pues si tenéis alguna duda o pregunta sobre el tema que hemos tratado hoy o si quereis dejarme cualquier sugerencia: tema que queráis tratar, alguna pregunta, sugerencia, duda… no dudéis en hacerlo a través del consultorio:
https://spreadsheets.google.com/viewform?hl=es&formkey=dE03YVZwQ29vSGozdXEtanM3elI1YkE6MQ#gid=0
También podéis contactar conmigo mediante un comentario a este post o un email a superociofc@managerzone.com

Un saludo y espero que os haya gustado.

Anuncios




El mal uso del poder

26 04 2010

Hoy mi reflexión invita a todos a pensar en algo que está sucediendo estos días, de una manera más exacerbada si cabe, entre los medios de prensa de Madrid, léase el Marca, y los medios de prensa de Barcelona, léase el Sport.

No es de recibo, según creo yo personalmente, que se abra una guerra tal de despropósitos y que desde Madrid por ejemplo se acuda al sentimiento de algunos madridistas en contra de un equipo como el Barcelona, y en sus portadas penosas se apoye a un equipo italiano como el Inter del ínclito José Mourinho, con tal de no ver a un equipo de España en la final del Bernabeu.

Un día tuve esperanza, y era lector del Marca y oyente de Radio Marca…  ( ahora le llaman Charca y radio Charca, porque se meten en cada charco que no saben salir luego), pero ahora no puedo más que pensar en que no son buenos periodistas, sino una pandilla de facinerosos que ocultan sus miedos y sus envidias pero intentando hacernos creer que la culpa siempre es de los demás. Me parece muy triste su postura.

Yo conozco muchos seguidores del Madrid, y ante todo son una afición caballerosa, y cuando pierde su equipo contra otro reconocen el potencial y la superioridad de éste. Por lo menos así me lo han reconocido, por el último derby disputado frente al Barcelona.

En cambio, un periódico ha de tener el sagrado deber de informar de la manera más imparcial posible, evitando caer en descalificaciones, insultos o rebajándose a malas artes hacia el contrario deportivo.  Cosa que hasta ahora el diario Marca, el más leído de España, había respetado aunque con sus más y sus menos (léase por ejemplo: villaratos, cagómetros, madriditis, ayudas arbitrales, comités de disciplina…)

La respuesta desde el otro lado no se hizo esperar, y como dirían los recordados Hermanos Marx, y su “más madera”. La guerra dialéctica y de portadas no se hizo esperar mucho, y más con el resultado del partido de ida de las semifinales, en las que Mourinho, the special one, se ha ganado un sitio de honor entre los venerados madridistas, como lo es también Tamudo.

Si se vanaglorian en poner al Marca como el diario más leído de España, lo normal es apoyar al deporte español, y dejarse de pensar que Catalonia is not Spain, que diría alguno.

Seamos serios señores periodistas, señores presentadores radiofónicos y señores tertulianos. Le pese a quien le pese, el FC Barcelona es español, al igual que las Olimpíadas de Barcelona son las primeras y únicas celebradas en España hasta la fecha, y no exclusivamente de Cataluña.

Desde aquí un recuerdo a Don Juan Antonio Samaranch, verdadero impulsor del olimpismo moderno, el cual fue capaz de adaptar a un caduco COI, a los nuevos modelos tanto televisivos, como de patrocinios o de profesionales en el deporte.

¿Sería normal apoyar a Massa en vez de a Alonso? ¿Mejor animar a Federer que a Nadal? ¿Mejor ponerse del lado de Rossi en vez de Jorge Lorenzo?

¿Y si mete un gol Xavi, Piqué o Busquets con la Roja, dirán que ha sido en fuera de juego y que nunca debió de subir al marcador por ser del Barcelona? ¿Guti y Raúl al mundial en vez de Pedrito o Xavi? ¿Mejor que gane el mundial el Brasil de Kaká o el Portugal de Cristiano que la Argentina de Messi?

Somos españoles, y tanto me dará que el deportista sea de Toledo, Cuenca, Coruña, Alava, Valencia, Tarragona o Málaga. Si somos españoles debemos de apoyar a los nuestros independientemente de su procedencia. Independientemente de sus ideas políticas, afiliación, simpatías políticas o lo que sea… para eso tenemos una Constitución y todos los españoles somos iguales ante los ojos de la ley, para lo bueno y para lo malo.

No admito que se borre la gente a su antojo, porque en tu carnet de identidad no pone a qué partido votas o con cuál te identificas, ni de qué equipo eres, ni si vas o no a misa los domingos… solo pone fulanito de tal, español.

Dejemos de ser los Quijotes de Europa, dejemos las guerras fratricidas a un lado, y hagamos piña con el deporte español, todos a una y sin divisiones.

Catalanes, Gallegos, Vascos, Andaluces… somos todos españoles. Por el bien de un deporte, y de todos los deportistas.

Balatraka – Redactor THE ZONE ESPAÑA.





Una de vaqueros

25 04 2010

Cuando uno es un niño, siempre sueña al ser mayor con profesiones un tanto especiales. Unos quieren ser bomberos, policías, futbolistas, médicos, toreros, vaqueros o astronautas. Alguno lo ha conseguido, pero es muy complicado.

Antiguamente ser barrendero no era el sueño de nadie, porque eso de andar limpiando la basura de los demás no estaba bien visto ni tan siquiera era apetecible. Pero tal como va la crisis desarrollándose, y encima con lo que piden en la oposición y la gente que se presenta, lo veo hasta complicado llegar a ejercer esa profesión de barrendero. Ahora alguno daría algo por llegar a ser ese gris funcionario de las películas, aunque fuera por tener un empleo y encima estar fijo.

De los casos como bomberos, policía, futbolistas, toreros o astronautas son profesiones si cabe más complicadas de llegar algún día lograrlo. La única si cabe más sencilla es la de vaquero… pero las vacas están en granjas, se trasladan por carretera en grandes camiones  y se ordeñan automáticamente… se ha perdido el encanto.

Cuando somos niños, hasta jugar al futbol lo hacemos por mera diversión y entretenimiento, aunque a veces los hay que tienen un gran estilo y rebosan una gran técnica individual. Además en su cara se refleja esa seriedad y concentración propias de profesionales del balón… bueno, en su cara se refleja el golpe más que nada, pero luego le pasó.

Aquella visión del oeste americano, con los grandes rebaños cruzando el país de este a oeste, un camino lleno de peligros, que si los cuatreros, que si los indios, que si los malos acechando… pero siempre quedaba el pueblo con la guapa chica de la taberna dispuesta a lanzar una sonrisa de complicidad a un grupo de desaliñados vaqueros, sucios del polvo del camino y con ardientes deseos de beber una fresca cerveza.

Incluso un deporte tan americano como el Beisbol, está perdiendo la gracia como la tenía antaño. En esta imagen hasta parece el del suelo decir…”como te caigas encima, te vas a cagar…” En cambio el que va por el aire deberá de pensar en acordarse de la familia del que está en el suelo según se levante.

Qué cambios tan grandes se producen desde nuestra infancia hasta la realidad de la búsqueda de un trabajo. Incluso lo que hemos estudiado, con tanta ilusión y esfuerzo, no sirve más que para adornar nuestro CV, y el trabajo que encontramos no se corresponde en la mayoría de ocasiones ni con nuestra capacidad ni con el sueldo que podríamos merecer.

Por decirlo de una manera sencilla, queremos devorarnos la vida y es ella la que poco a poco nos devora a nosotros. En el mundo del MZ sucede algo similar. Muchos hemos conocido managers que al empezar se iban a comer el mundo, y al final ellos han sido los comidos.

Muchos empezaban con la ilusión del niño que sueña hacer algo grande cuando sea mayor, pero la realidad pone a cada uno en su sitio, el tiempo quita y da razones, y al final la competitividad es tan brutal, que ese mismo tiempo en el que maduras, te hace pensar las cosas con más tranquilidad y tomarte todo con cierta calma.

Somos capaces de ser los auténticos y creibles actores en un teatro en el que la alfombra no es roja sino verde… sino poneros en el lugar del árbitro que tras esa brutal agresión le viene el jugador diciendo, “si se ha tirado, arbitro… ¡pero que yo no he sido!”

Como un cierto día me dijo un conocido, cuando somos más jóvenes soñamos con comprar un GTI, pero con el paso de los años compramos un TDI. Dejamos de lado la velocidad o la locura de juventud y lo sacrificamos por la comodidad y la seguridad. Nos hacemos mayores hasta en gustos y responsabilidades.

Y al final somos los típicos clientes de cafetería del lunes, que tras leer la prensa, y nos convertimos por un rato en un organismo con varias personalidades. Solemos hacer las alineaciones de la selección, aconsejamos a cualquier entrenador sobre cambios y tácticas y hacemos de árbitros por un día, y todo a la vez.

Esto sucede aunque nos duela la cabeza, y no sea debido a una noche de juerga y alcohol con terminación a las tantas de la madrugada, y cantando canciones del estilo de “Asturias patria querida” acompañados por los amigos.

Saludos,





No es oro todo lo que reluce

18 04 2010

Como un día me dijo un conocido, hacer una mudanza es peor que una separación… y razón no le faltaba, porque él mismo se ha separado recientemente.

Será por envidia. Yo solamente hice la mudanza más larga de mi vida, casi la “madre de todas las mudanzas”. Además de llevar casi dos semanas entre pitos y flautas…

Han pasado los días, con el sabor de las promociones, pensando muchos en la próxima temporada, en el cercano nuevo “martes negro” con las retiradas y subidas de sueldos y también incluido un nuevo “partido del milenio”. El duelo de las galaxias. Como todos los años… cada vez que los dos trasatlánticos de nuestra liga enfilan sus proas el uno hacia el otro.

No es oro todo lo que reluce… ni tampoco el dinero da la felicidad, pero ayuda y mucho siendo un “pobre rico”. Hoy tras la celebración del “partido del año”, el “partido del milenio”, el “partido del siglo”, el más igualado choque que se recuerda, el Madrid-Barcelona de toda la vida.

Quiero pedir anticipadamente disculpas a los lectores, por si al leer este artículo, alguna de mis reflexiones no le son de su agrado. Sinceramente es lo que yo veo de manera sencilla, desde mi particular visión.

El Barcelona, ese equipo que todos sabemos a qué está jugando, con las ideas claras, con un sistema más que definido, ese equipo que ya deslumbró el año anterior, ese equipo que se decía al comienzo de esta nueva temporada que había perdido el hambre por seguir ganando títulos, ese equipo entrenado por un joven sin experiencia como decían también el año pasado.

Enfrente un Madrid como lo definió su propio técnico “en construcción”, un proyecto de talonario, figuras rutilantes muy mediáticas, más dinero gastado que muchos presupuestos de primera división y de casi toda segunda, sin juego definido, arropado desde los medios hablados y escritos, con sed de venganza con respecto a la humillación del año anterior, pero el resultado al final no ha cambiado.

Y tampoco las posiciones han cambiado con respecto a la temporada pasada a punto de terminar una “liga de dos”.

Se enfrentaban el proyecto de la cantera contra el de la cartera. Se enfrentaban el proyecto deportivo contra el proyecto empresarial, la Masía frente a los fichajes a golpe de talonario. Y después de más de 250 millones de euros… el resultado ha sido el mismo. Unos ganan con merecimiento y los otros piensan en cuánto gastarán el próximo año, cuáles serán los nuevos fichajes o cuál será el nuevo entrenador.

Un equipo, bueno un presidente, que ficha a los jugadores antes que al entrenador, un proyecto basado en las camisetas que venda el jugador, y al final siguen saliendo como “presuntos salvadores” un tal Raúl y un tal Guti. Mientras que dos desconocidos como Kaká lo veía desde casa o Benzema salía desde el banquillo sin aportar nada en absoluto.

Mientras del otro lado, con cierta incredulidad, se frotan las manos al ver las caritas del “pavo real”, como el gran y recordado Juan Manuel Gozalo llamaba cariñosamente a Cristiano Ronaldo al no poder con un espigado defensa llamado Piqué, al ver que esa “enorme pegada” se queda en una sensación de impotencia sin apenas sufrir faltas, sin dejar de ser presionados en todo el campo y viendo como se duerme el balón salvo cuando el omnipresente Xavi Hernández se le ocurría hacer más grandes de lo que son a un tal Leo Messi y a un tal Pedro, antes conocido como Pedrito y ahora conocido como Don Pedro (no tiene que ver con el cabrero de Heidi o con el Pedro que gritó en los Oscars Penélope Cruz).

El gran ingeniero Florentino para evitar cortocircuitos de tantas estrellas concentradas tenía varios fusibles (léanse los Peregrini, Valdano, Pardeza, Butragueño), y ya se ha quemado uno, el otro ingeniero, pero chileno. ¿Cúal será el próximo fusible en quemarse?

El amor a unos colores que habías soñado desde pequeño llevar, la humildad, el trabajo en equipo, el buen rollo de un vestuario, el salir a divertirse cuando juegas al fútbol… no hay dinero que lo pueda pagar. Eso solamente se lleva dentro, en el corazón, y por desgracia no se enseña en los colegios.

Trasladado al MZ, me ha quedado clara una cosa. La cartera está bien para reservarla cuando se necesita, durante estas dos semanas de promociones sin partidos de liga y para apuntalar un puesto que nuestro equipo cojea. El resto es nuestra cantera, nuestros jóvenes entrenados con esmero, con casi actitud paternal hacia un montón de nombres que no nos dicen nada, pero para nosotros lo son todo.

Señores managers, hagamos un esfuerzo, intentemos poner nervioso al seleccionador y a sus ayudantes, para que esta próxima temporada tengan que devanarse los sesos y temblar al ver una interminable lista de futuros jugadores de nuestra selección, tanto para la absoluta como para la S-21.

Seamos equipos de futuro, no solamente flor de un día. Mantengamos la humildad como bandera, y tengamos como estandarte el trabajo diario de nuestros jóvenes jugadores.

Pero por favor, no hagais que me sienta tan ridículo cuando veo alguno llamando a esto “transporte animal” … tan pero tan cutre.

Saludos,

* Autor del artículo : balatraka