Ángel de Combate

24 01 2011


Hace un tiempo -no mucho- que he retomado mi afición por el cómic. No es que la abandonara, simplemente la había distanciado y diferido en el tiempo (no me hice adulto, está demás decir). Pues bien, de improviso tras ir a la librería pillé unos tomos de Spirit of Wonder, manga Sci-fi que me resultó dulce y simpático. Una segunda vuelta por una comiquería me he encontrado con GUNNM, más conocida como Battle Angel o “Alita, Ángel de Combate, Last Order”. Más allá de las sorpresas por este inesperado reencuentro tras diez años de abandonar su lectura (sólo leí la primera parte, no sabía que había una segunda. Encima a Chile llegó discontínuo y tuve que leer en inglés y francés ) me resultó agradable enfrentarme al contenido de la obra de Yukito Kishiro.

… No lo sé, hasta aquí no sé si he dado muestras de ser un friki, pero para situar más o menos la lectura de la obra de Kishiro quizás habría que dar un largo rodeo. Recuerdo que hace muchísimo tiempo (12 ó 13 años atrás) leí una entrevista a Hayao Miyazaki (creador de Heidi, Porco Roso, Mi Vecino Totoro, etc) quien dividía el animé en dos corrientes donde él como representante de mantener un manga infantil, se enfrentaba a uno de los más grandes e importantes referencias de este mundillo, no hablo de otro que Katsuhiro Otomo (creador de Akira, película que tras ser presentada en Londres a comienzos de los 90’s, hizo que el animé se hiciera más conocido en occidente… Más allá del legado de Tezuka, claro está). Para Miyazaki el animé debía acercar la fantasía a la dulzura, ofrecer un consuelo infantil a un mundo que está muy lejos de soñar. En este sentido, él veía en Otomo un giro por el cual la realidad se volvía hiperreal, pues en éste, la realidad lloraba su desesperación en la creación de mundos (post)apocalípticos.

En otro registro, quizás el psicoanalítico, podría decirse que ambas corrientes están enlazadas de la misma manera que la oposición entre “eros” (placer-vida) y thanathos (destrucción-muerte). Y es que para mí, lejos de soñar mundos ideales, quizás en la perversión de las formas y en la aceleración de la miseria es muy posible que se encuentre algo así como la “luz de la esperanza”. El problema radica no tanto en si queremos o no un mundo mejor, sino más bien, en cuanto hacemos por transformarlo. Ahora bien, dejando de lado ésto, pienso que “los actos de fe” son “actos de libertad”, por lo mismo, más allá de los mundos posibles quizás lo que haya que interrogar sea si acaso esos mundos que se nos aparecen, aquellas decisiones que tiñen nuestro transitar por la vida son sólo nuestros (nos pertenecen por soberanía y autonomía). El drama de lo humano, aquello que más o menos comprendemos por “vivir” es un conflicto psicológico irresoluto e irresolvible (no sé si existe la palabra, no me tomo la autoría del neologismo). Ahora bien, en tanto que conflicto el sujeto, el interrogar “¿qué somos?” o “¿quienes somos?” nos lleva directamente a un enfrentamiento entre aquello que se llama “natura” y “cultura”. Es decir, si hay algo así como una naturaleza de lo humano que pueda definirnos “ontogenéticamente”, o bien, si la naturaleza del hombre es la falta de la misma que se produce y reproduce “filogenéticamente”. A saber, si todo lo que somos viene de matriz, o bien, es efecto de nuestras relaciones culturales (y por tanto históricas)… Lejos de la complejidad del conflicto (tan propio de mediados del siglo XX) y sin más decir que ésto, quizás estaría bien darse una vuelta por GUNNM, porque no viene de un humano completo sino de un Cyborg todas aquellas preguntas (no es Blade Runner)… Mucho se ha definido y defendido en nombre la humanidad, se la ha formulado en razón de colores (racismo), pertenencias (xenofobia), incluso quizás en razón exclusiva de ciertos modos “biológicos” de ser por lo que otros no disponen de derecho a la vida (eugenesia)…

Nota: Si les interesa un poco seguir esta cuestión, quizás recorrer uno que otro texto de Donna Haraway tampoco vendría mal, muy especialmente porque es ella la que vincula la superación de la división oposicional entre hombre/mujer por medio de la disolución de la oposición hombre/máquina.

Anuncios

Acciones

Information

One response

28 02 2011
Álvaro Rojas

¡Interesante cómic! Puede que me pille un número en mi próximo pedido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: