De la cultura patria y la extranjera (I)

12 01 2011

Introducción: Este artículo tenía que haber salido hace semanas, pero por diversos motivos no lo ha hecho, pido disculpas y subo las dos partes seguidas.

 

Si recordáis, hace dos semanas, en el TZE 400, srperez reivindicaba la cultura española por encima de la norteamericana, y cómo ésta nos invade, coloniza y todo lo demás. Mencionaba que desde Estados Unidos nos la han metido doblada y escuchemos (sic) a Blind Guardian y a Queen en vez de a bandas españolas. Yo puse el grito en el cielo porque Blind Guardian son alemanes, no yankis, y Rafa, guasón, me decía que el punto del artículo no era la teutonidad o no de los chicos de Hansi Kursch, que la cosa iba más allá. Claro, replicaba yo, pero eso me lo guardo para la Torre. Y aquí estoy, tras el obligado artículo de la semana pasada, dispuesto a hablar del asunto.

No trataré el tema gastronómico con el que empezaba su artículo mi vecino de columna porque no hay nada que discutir: España la de mil patadas en el culo en ese aspecto a Yankilandia (y por mucho que se jacten de las hamburguesas, la más rica del mundo la hacen en Liverpool). Me centraré más en la música y en el cine. Comparto en líneas generales lo que dice el artículo, pues es bien cierto que casi cualquier pijada que triunfe por la autodenominada Tierra de la Libertad (ya sabemos lo muy discutible que es eso, pero no es éste ni el momento ni el lugar) nos la tendremos que comer por aquí. ¿Qué se hace famosa esa entidad descerebrada que es Paris Hilton? En las teles españolas nos la comemos. ¿Triunfa Lady Gaga que no es más que una puesta al día de lo que fue Madonna,, con la misma calidad que ella, es decir en torno a ninguna? Las radios españolas nos bombardean con el “Poker Face” o como se llame. ¿Qué es un exitazo de taquilla la última de Adam Sandler o Ben Stiller, que lo siento por sus fans pero a mí no me hacen ni puta gracia? Pues todos a verlas al cine, zampando palomitas y gritando en voz alta sus comentarios chorras. Eso es indiscutible y es difícil no verlo y más negarlo.

 

Pero, siempre hay uno, Rafa decía: como si nuestros cantantes no regalaran letras impresionantes a nuestros oídos, ahí andan el Sevilla, Sabina o Seguridad Social, que nada tienen que envidiar a los grupos americanos y sin embargo tienen que vivir a la sombra de ellos. Y ahí entramos en terreno resbaladizo, por dos razones, por los ejemplos y por la cuestión de las letras en sí. Sobre lo primero, el Sevilla me hace reír, pero no siempre, y no lo encuentro tan divertido como al Reno Renardo (mucho ojo a su recién parido Todos contra el Canon), los temas de la mente increíblemente retorcida y bizarra de Juan Abarca de Mamá Ladilla, o los legendarios Gigatrón. Sobre sabina no hay nada que alegar. Y de Seguridad Social, mi opinión la resumen mejor el Maki o Popeye en aquellas tiras de Ivá: Po bien, po fale, po malegro A los ejemplos del sacapuntas añadiría yo a Serrat o las desgarradas letras de Yosi de Los Suaves.

En lo tocante a las letras, estamos ante un problema, y es que la gente en general no les prestamos atención. Y si no a los hechos me remito: las canciones del verano tienen unas letras de lo más gilipollesco, el reggaetón o como cojones se diga es para vomitar, y muchos artistas “serios” tienen unas letras insoportables, noñas y manidas. Ahí está Alex Ubago, al que siempre han dejado sus novias, más deprimentes que el Pornography de The Cure o el Streams from the Heavens de Thergothon, o esas letras psuedoprotesta que te meas de la risa (el No, no a la guera que la guerra es mu perra, y luego me fumo un puro, de Las Niñas, o la patochada de Bebe sobre el maltrato femenino) o que a un fulano como Dinio, en su día, le publiquen una canción y la gente la baile. Rafa cita tres grupos que merecen la pena, de ¿cuántos pululan por la escena? No nos engañemos, cantamos la primera parida mínimamente pegadiza que nos echen (yo mismo he pagado por ver a gente como el Reno Renardo o Los Gandules). Nos dejamos llevar por la música y vale.

 

En cuanto a que a estos artistas les hacen sombra los yankis, depende también de la gente. No son ni una ni dos a las que les he oído decir eso de no me gusta X grupo porque canta en inglés y no lo entiendo. Vaya, ni que se les entendieran mucho al asmático de Alejandro Sanz y la voz de gallo afónico de Shakira en el dueto que se montaron hace unos años. O como si fuese impedimento emocionarse con una canción por no entenderla: yo no sé muy bien qué me está gritando Till Lindermann cuando dice eso de: Nun liebe Kinder gebt fein acht/ich bin die Stimme aus dem Kissen/ich hab euch etwas mitgebracht/ein heller Schein am Firmament/Mein Herz brennt o tampoco sé traducir muy correctamente eso de Dilegua, o notte! Tramontate, stelle! All’alba vincero’! y eso no impide que la primera sea mi canción favorita de Rammstein o alce el puño a media altura mientras digo eso de ¡¡¡Ole, Luciano!!!, cuando escucho la segunda. Y no saber Soumi no me impide echarme unos pogos con el Trollhammaren de Finntroll, tener que preguntarle a un colega sobre la traducción exacta de El Palau dels Plors de Foscor (El palacio de los llantos, título que a mí me recuerda mucho al Mouning Palace o Palacio de los Lamentos de Dimmu Borgir, sólo en el título) no impide que aprecie el sonido black metal de esta banda, o no enterarme hasta echarme novia que el Basoaren Semeak de los Numen viene a significar hijos del bosque.

Lo que quiero decir es que el idioma o las letras no han de ser impedimento para acercarse a cierta música. Es cierto que si tienes una buena canción con una gran letra, miel sobre hojuelas, o que una canción musicalmente estándar se convierta en una gran canción gracias a la letra. Pero hay grandes canciones que lo son sin necesidad de una letra brillante (se me ocurre Enter Sandman de Metallica) o tienen una buena letra pero no se entiende por ser en otro idioma (el canto antipatriótico Born in the USA de Bruce Springsteen, se entienda o no, no deja de ser un gran tema de rock comercial y pegadizo) Y que hay grandes letras (las menos) y grandes bazofias (las que más, por desgracia) en cualquier idioma. Del cine ya hablaremos otro día.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

12 01 2011
De la cultura patria y la extranjera (II) « The Zone España

[…] De la cultura patria y la extranjera (II) 12 01 2011 Introducción: Lee la primera parte aquí […]

13 01 2011
Ikke

Hermanito:

Entiendo que no te gusten ni Lady Gaga ni Madonna, pero decir que (sobre todo la última) no tiene calidad es meter la pata hasta el fondo.

13 01 2011
Ikke

Se me olvidó comentar algo. A Shakira no se le entenderá pero a la mayoría de los grupos que tu escuchas (como el video que ilustra este post) tampoco. Y no, no es porque canten en inglés. Ah! y dile a tu amigo que Queen son ingleses…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: