Sobre el “Macanudo” de Liniers

9 01 2011

La sorpresa es la esencia del humor”. Bill Watterson

Sigmund Freud vinculaba los chistes y el humor al inconsciente. De alguna manera veía en humor (y su sentido) una manera de expresión por la que lo inconsciente es capaz de salir de sí para descargarse. En cierto sentido, el chiste sería un vehículo y un catalizador por la que se libera “represión”

La verdad, se puede estar de acuerdo o no con esta afirmación, en lo personal mi punto de vista es que el chiste y el humor muchas veces obra sin propósitos, el recurso lúdico no necesariamente cumple una función por la que se asegura el cordial funcionamiento de la vida conciente. Si bien los principios por los que se articulan los chistes burlan la mayor de las veces los principios por los que se articula la realidad, me parece inconducente pensar que el trasfondo del chiste (más allá de su sentido o sin sentido) enuncie una especie de discontinuidad (inconsciente) por la que se asegura la continuidad de la vida cotidiana (consciente) porque también se ríe por reír. Se ríe de la risa, del llanto y de la vida en general, porque el sustrato más arcaico de nuestra persona(lidad) es lúdico (la infancia).

En fin, más cerca de mí pasar, quisiera hablar autobiográficamente de mi encuentro con el dibujante Liniers… Y es que hace unos días me llegó un librito de sus tiras de la mano de una amiga que vino a Granada desde Madrid para noche vieja. La publicación me sorprendió en mis humores, pues lo que produce Liniers es una aproximación al dibujo por medio de la ternura de un trazo que evoca la infancia, pero con un contenido por el que el humor se descuelga y se enfrenta a toda esa aculturación que hemos padecido, y por el que las cosas parecen ser tan fijas, comunes y conocidas.

La verdad, me parece que a veces somos demasiado serios, preocupados y despreocupados por cosas casuales cuyos principios y sentidos no son nunca fijos. No lo sé, hace unos días fui al correo, la señora de la ventanilla tardó muchísimo en atender a una fila de cinco personas, a mi sonrisa por tan notable falta de eficiencia le sobrevino un comentario de una chica que dijo: “en mi país las cosas son como deben ser”. Atónito por la expresión, más allá de si fuera cierto o no, pensé lo triste de ese imperativo, lo aburridas que deberían ser esas personas… No es que todo tenga que ser risas, la realidad no es nunca una tensión entre lo bueno y lo malo, entre la seriedad y la risa, una lucha del bien por sobre el mal para restituirse, por mucho que desde Anaximandro y quizás mucho antes, haya una configuración moral del orden cósmico, las cosas que se suceden pueden incluso no tener ningún sentido. Las cosas pueden estar bien sin ser buenas, el ánimo puede estar magnífico sin estar risueño, las cosas pueden ser extraordinarias sin ser perfectas, todo puede ser bueno sin ser bello… quizás ese sea el sentido de “Macanudo”. Y es que los dibujos de Liniers son una tira diaria inserta en un periódico tan indispensable en su intención como el desayuno que nos procuramos por la mañana.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: