Reflexiones postmundialeras

13 07 2010

I)                    La final

Igual que en los cuartos y en la semi, fui con mi hermano al bar Les Paul a verla, allí nos juntamos con sus colegas. Nunca he estado más histérico durante un partido, hasta el punto en que tuve que pedirle a mi hermano un Winston antes de que empezara la prórroga, ya que ni las pipas ni la jarra de litro de Paulaner ayudaban. Cada ocasión era anticipada y lamentada, cada entrada y decisión arbitral dudosa criticada con ferocidad. Hasta el minuto 116. Lo de Iniesta no fue un gol, fue Mjollnir aplastando gigantes, o el Martillo de los Dioses del que hablan Manowar en Warriors of the World (United). Es el gol que he coreado con más fuerza, el final más celebrado y la vez que más entusiasmo le he puesto al cantar el We Are the Champions. Todo eran abrazos, saltos, cánticos y gritos entusiastas cuando Casillas alzó el trofeo. Un chupito de tequila cortesía de una de las camareras y nos fuimos a celebrarlo.

La fuente de Zorrilla estaba sin agua, dado que tiene muchas tuberías descubiertas y hace poco hubo un accidente de consecuencias nefastas. Dio igual. La gente se metió en la Fuente Dorada, mucho más pequeña, a festejar igual (gracias a la novia de una migo y su bolso, salvó móviles y carteras de estropearse con el agua). En la Plaza Mayor había camiones de bomberos que regaban con agua a los asistentes, cosa que se agradecía con el calor. Los cánticos fueron clásicos, aunque yo me reí mucho con el Oa, oa, oa, Iniesta a la Moncloa. Después más fiesta, a base de Grimbergen y sidra. Así estaba yo ayer, incapaz de articular más de tres palabras de forma coherente.

II)                  Política

El domingo se dio un hecho que, en circunstancias normales, no hubiera imaginado nunca: en todo el territorio español la gente celebraba unida bajo una misma bandera, la rojigualda, sin mirar diferencias de posición u opinión. Todos los que andábamos festejando por las calles o celebrando en casa estábamos orgullosos de un país y un símbolo que normalmente trae más discordia que unidad. Se dio una lección a los señores políticos, ya que ellos son incapaces de poner de acuerdo a los ciudadanos del mismo modo en el que lo hizo la selección. Las preguntas ahora están claras: ¿es esa unidad fruto de un solo día o podría ser el principio de algo mejor? ¿Serán los políticos capaces de remedar esa misma unidad? ¿Seremos los ciudadanos capaces de dejar de lado rencillas y mezquindades y trabajar unidos en un mismo frente, el del bien común? ¿O será todo una ilusión, un espejismo fruto de la euforia y en cuanto pase la resaca de la celebración volveremos a la división, al enfrentamiento, al si yo digo blanco y tú negro nos peleamos? La posibilidad de la primera idea sería algo maravilloso, pero mi naturaleza pesimista me hace pensar que es la última pregunta la que se cumplirá.

III)                La desgracia del moderador

Moderar un foro es un trabajo que no ha de tomarse a la ligera, pues hay que entrar en discusiones espinosas (que muchas veces no interesan) y tomar decisiones poco agradables para los usuarios. Este mundial ha sido una experiencia horrible ser moderador. Amargaba la existencia entrar en un hilo y encontrarse discusiones inanes que acababan en bucles infinitos, en desprecios y burlas, en insultos sin sentido, en cruces de acusaciones con poco fundamento y en la arrogancia de los vencedores y la inquina de los vencidos. Recuerdo en especial la noche del último jueves de junio, ya que yo llegaba de muy buen humor al ordenador y en un rato me entró hastío, malhumor y vergüenza ajena, fastidiándome el momento agradable que vivía. En general, no hemos sabido comportarnos (ha habido excepciones, por supuesto), y la imagen que me ha quedado ha sido bastante floja. Da igual quién fue el primero, una vez se abrió la brecha, nadie supo frenarla. Hemos sacado lo peor de nosotros mismos, en lugar de disfrutar con el fútbol (ha habido poco, todo hay que decirlo) y del triunfo de la selección que uno sigue. En cambio nos hemos mezclado en una batalla mezquina que sólo ha conseguido ahondar resentimientos. Me siento decepcionado con la forma de comportarnos que hemos tenido. Lo peor es que no creo que cambie.

Anuncios

Acciones

Information

One response

2 08 2010
¿Pax Hispanica? « The Zone España

[…] ¿Pax Hispanica? 2 08 2010 La resaca del 11 de julio dejó en mi mente algunas conclusiones que ya reflejé por escrito en su momento. Hoy (dentro de mi marco de referencia espaciotemporal es hoy, para vosotros será como muy pronto el domingo o el lunes) viene a colación la segunda de esas reflexiones, dados los hechos acaecidos ayer. Dicha reflexión decía: (leedla entera aquí) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: