España se despide del europeo con derrota

30 07 2010

España saltaba al campo, lleno para ver a la selección gala, con las ideas claras: jugar al toque y buscar el gol. Francia se conformaba con esperar en su campo. En estas llegaban un par de ocasiones de la rojita, la más clara a pase de Montoya y tras una media vuelta de Canales tras la que chutaba con excasa potencia.

Poco después Rodrigo, a pase de Pacheco jugador malagueño del Liverpool, lograba el gol de España.

En el inicio del segundo periodo, a los dos minutos, una cesión de la defensa propicia un fallo en el control del portero galo que “regala” el balón a Canales pero este no puede aprovecharlo y poco después llega un balón largo de Francia que aprovecha el delantero para poner el 1-1.

Ahora Francia muestra otra cara y España se lamenta de no haber sabido materializar las ocasiones pasadas. Situación complicada pues en el minuto 83 llegaba el gol de Lacazzete.

Y es que no se puede vender la piel del oso antes de cazarla. El comentarista televisivo no se cansaba de repetir “Vamos a ser campeones de Europa” incluso tras el empate. No se puede ser más populista…

Una lástima que un gran grupo de jugadores que han hecho un campeonato tan bueno no puedan rubricarlo con el título. Lo bueno es que tenemos jugadores para el futuro más inmediato, que los Xavi, Casillas, Puyol y compañía tienen el relevo garantizado.





Bienvenidos al Mundodisco

28 07 2010

De todos los mundos de la ficción ése es el más divertido, extravagante, alocado, y a la vez mejor reflejo del nuestro. A lomos de 4 elefantes que a su vez se sustentan en el caparazón de la tortuga gigante Gran A’Tuin, el Mundodisco flota por el universo desde 1983 para delicia de 55 millones de fans que han comprado sus libros, una saga ininterrumpida de 38 libros que, según alababa una reseña de prensa, rompe con el tópico, ya que cada entrega es mejor que la anterior. Yo no iría tan lejos, pero el nivel se mantiene.

Su creador, Sir Terry Pratchett, es un inglés de 62 años recién cumplidos (fanático de los orangutanes y las plantas carnívoras) que se ha situado como el segundo autor de ficción inglés más vendido tras J.K. Rowling. Buena parte de su éxito lo debe a un humor que bebe tanto de los Monty Python como de Jonathan Swift, y a su capacidad para trasladar al Disco muchos aspectos que son dignos de crítica en el planeta que poblamos. Además, maneja con gran habilidad las situaciones y ha creado un puñado de personajes de lo más característico, lo que le permite centrar sus novelas en distintas localizaciones de los 15.000 kilómetros de superficie plana que conforman este imaginario planeta.

Una clásica estampa Pratchettiana

Una de las ventajas que tienen los libros del Mundodisco es que no es imprescindible empezar leyendo el primer libro para enterarse de qué va la cosa. Puedes empezar leyendo, como yo, Hombres de Armas, decimoquinta novela del Disco, y enterarte sin problema de la trama, aun cuando se hacen referencias a novelas anteriores, y donde la situación ha evolucionado con respecto a aquellas, por ejemplo, al octavo de la serie, ¡Guardias! ¿Guardias?, pero la trama de la novela se sigue sin ningún problema. Así que si tenéis la posibilidad de abalanzaros sobre una de las novelas de esta serie, no lo dudéis ni un instante.

Pero el Disco no es un mundo remoto que suene a chino a alguien no habitual de este tipo de lecturas. Prachett sabiamente reúne elementos tanto de la mitología como de la literatura, junto con otros relativos a nuestro mundo propio. Ya la propia concepción del Mundodisco viene de la tradición hindú, que sostiene que le mundo está sustentando por 4 elefantes a lomos de una tortuga. El panteón de los Dioses reúne a diversos representantes de los mitos tradicionales, con alguna adición extra como La Dama. Al lector más avispado no se le pasarán detalles y homenajes entre otros a Frankenstein, La Ilíada, El Fantasma de la Ópera o Trampa 22 (resumida en 4 líneas magistrales), o referencias al Imperio Chino, la Revolución Rusa, los viajes a la Luna, el rock, los conflictos en Oriente Medio o el asesinato de Kennedy. Y bastante claros son homenajes-parodia como Cohen el Bárbaro (un híbrido de Gengis Khan y Conan el Bárbaro, ya anciano) o Leonardo da Quirm, el despistado trasunto de Leonardo da Vinci (con un terrible problema a la hora de poner nombres a sus inventos, entre ellos el termo o los post-it)

El héroe más terrible del Disco: Cohen el Bárbaro

También se alaba la habilidad de Pratchett para introducir temas de nuestro propio mundo en el de sus novelas. En Voto a Bríos se declara la guerra entre Ankh-Morpork (la superurbe del Disco, similar a New York o cualquiera de las que pueblan nuestro mundo) y la desértica región del Klatch, muy parecida a Oriente Medio, y del resentimiento entre occidentales y orientales (los de la ciudad llaman cabezatoallas a los klatchianos, pero no dejan de comer un producto similar al kebab). También las diferencias raciales entran en juego, tema que recoge principalmente la Guardia de la Ciudad de Ankh-Morpork, que en un principio sólo tenía humanos y luego acoge a enanos (incluido Zanahoria, que se cree uno de ellos pese a medir dos metros), Trolls, no-muertos, vampiros y una mujer-lobo, ya que el principal mandatario de la ciudad, Lord Vetinari, no desea que haya discriminación racial, pese a los recelos de Zanahoria o del oficial de mayor rango en la misma, Sam Vimes. Es por esto, y por los citados homenajes que un lector no habitual del género pueda aficionarse a esta humorística serie de novelas.

Así que ya lo sabéis, hay motivos para hacerse con las novelas del mejor autor británico de ficción y segundo en ventas (superior a J.K Rowling en varios aspectos, como el ritmo novelístico). Os esperan Rincewind, el Equipaje, Lord Vetinari, la Guardia, los Dioses, los Magos, los Gremios de Ankh Morpork, Yaya Ceravieja, Tata Ogg, Cohen el Bárbaro y la Horda de Plata, la Muerte y muchos más. Diversión garantizada. Y nunca suficientemente reconocida aquí en la piel de toro.





El pulpo Paul, magia y pseudociencia

22 07 2010

En plena efervescencia mundialera surgió una de esas noticias extrañas y divertidas que causan cierto revuelo entre la gente: un pulpo que reside en un acuario alemán predice y acierta los resultados de la selección germana. Para ello, se le colocan dos cajas cerradas con las banderas de los países y comida en su interior. El citado pulpo, llamado Paul, abría una de las cajas y devoraba la comida del interior. Paul acertó todos los partidos de Alemania (excepto el de Serbia) dando por ganadora a la Mannschaft en todos ellos menos en la semifinal contra España, cuando eligió el mejillón que escondía la caja con los colores de la rojigualda, igual que hizo antes de la final.

Paul a punto de darse un festín con lo que haya en la caja de la bandera española

A raíz de esto se ha desatado una especie de culto del citado pulpo, atribuyéndole superpoderes (leer aquí) e incluso pidiendo que se traiga a España (al parecer el pulpo fue pescado en nuestras costas) y se le convierta en el símbolo de la selección, como la cabra de la Legión (voilá). La gente ha quedado entusiasmada por el pulpo, y sí, no deja de ser simpático que este animal tenga esas “dotes predictivas”, pero cuando cuestioné lo fácil que es manipular el experimento, a la gente no le hizo mucha gracia. Hubo una reflexión que me llamó la atención, y a la que pensé contestar, pero me di cuenta de que para hacerlo necesitaría mejor el espacio que me brinda mi artículo semanal. Dicho comentario decía que las predicciones del cefalópodo en cuestión son como la magia, sabemos que hay truco pero preferimos la ilusión óptica. En cierto modo puede ser así, pero yo encuentro esto más parecido a la pseudociencia que a la magia, y eso pretendo  defender con este texto.

Lo primero es lo fácilmente manipulable que es el experimento, y no son razones sesudas ni hace falta ser científico para llegar a ellas. Partamos del funcionamiento del experimento: se colocan en el acuario dos cajas con comida y las banderas de los países que juegan el partido. Paul elige una de ellas, la abre y se come el contenido. Nosotros vemos por la tele la elección del pulpo, pero ¿quién garantiza que no se altere el alimento para que Paul elija una caja antes que la otra? No se nos muestra qué se pone dentro de las cajas. Podría no haber alimento en una de ellas. Podría haber mayor cantidad en una de ellas. Podría haber una caja con un contenido más apetecible para el animal. O ambas cajas podrían tener exactamente el mismo animal, de un tamaño similar pero en distintas condiciones de conservación, inapreciables parta el ojo humano pero que el pulpo puede detectar. Así pues, nosotros veríamos cajas con dos mejillones aparentemente iguales, pero el más fresco es el que escogería el afamado cefalópodo. Como veis, es sencillo conseguir la elección de un país u otro. Que luego la predicción sea acertada depende de los jugadores de ambos equipos, y en parte de los árbitros.  (una última posibilidad: los pulpos tienen unos ojos bastante potentes, según se apunta aquí,  y en inglés aquí. ¿Podría sentirse Paul más atraído por los colores de una bandera que por los de otra? No me atrevo a asegurarlo. A los fans de los pulpos con buen nivel de inglés, les recomiendo esto )

Por otro lado, la capacidad de adivinar entre dos opciones con una probabilidad del 50% y hacerlo varias veces seguidas no es tan impresionante. Hay que tener en cuenta que elegir uno de los dos resultados no condiciona la siguiente repetición del experimento, esto es, que tiene la misma probabilidad de acertar o no en la siguiente elección. Vamos, como lanzar una moneda al aire: que salga cara la primera vez no supone que salga cruz la siguiente, puede salir varias veces seguidas cara, igual que el pulpo puede “acertar” varias veces seguidas. Más espectacular sería que acertase el resultado de lanzar un dado, ya que hay 1/6 de posibilidades de acertar. Aunque tampoco es extraño que salga varias veces el mismo número. La vieja regla del parchís de si sacas tres veces seguidas un 6 te vas a casa se cumple, y no es infrecuente, ya que cumple la condición de no influir en la siguiente repetición del experimento (aunque tiene una probabilidad de no salir de 5/6, un 83,33%)

Sin que sea santo de mi devoción, prefiero a Harry Potter antes que a un pseudocientífico

En lo tocante a la magia y la pseudociencia digamos que en las dos rige un principio similar: hacen creer a la gente algo imposible, pero existe un truco detrás. La diferencia está en que la magia no es dañina para la gente y la pseudociencia sí. Un espectáculo mágico no promete la solución a problemas y enfermedades, sólo diversión y entretenimiento, así que no veo ilícito el que el mago gane dinero con su afición/profesión. Sí que veo mal que los pseudocientíficos se llenen los bolsillos de pasta vendiendo supuestos remedios a enfermedades basados en teorías de dudosa veracidad, como pueda ser la homeopatía. Esta gente vende supuestos tratamientos de “algo” disuelto en agua y que cura mejor que las propias medicinas (más en este enlace) Esta parodia lo resume mejor que cualquiera de mis párrafos:

Pero el caso del pulpo, ¿es magia o pseudociencia? Desde el momento en el que al pulpo se le atribuyen poderes especiales de adivinación cae en lo segundo. Es lo mismo que hacen los homeópatas, los astrólogos y otra gente similar. Y cuando hay gente que se atreve a afirmar que las elecciones de Paul minan la moral del contendiente no elegido (ver el artículo del As más arriba) estamos en un claro caso de pseudociencia. Hay que tener cuidado con estas cosas. Una cosa es la magia, que para disfrutarla requiere de la llamada suspensión de la incredulidad (igual que para disfrutar de una novela de fantasía épica, es decir, no cuestionar continuamente el que no exista la magia, o los elfos), y otra que la suspensión de la incredulidad rija nuestro modo de pensar cotidiano. Como sabiamente dijo Tim Minchin: If you open your mind too much, you brain will fall out (si abres demasiado tu mente, se te caerá el cerebro):





La Resaca del Mundial

17 07 2010

¿Y ahora qué? Casi una semana después del fin del Mundial de fútbol y en los últimos coletazos de las celebraciones y homenajes a los jugadores nos hacemos esa pregunta.
Pues ahora es tiempo de presentaciones, fichajes, rumores, dimes y diretes y entrenamientos por parte de los equipos de Primera División.
Pero además es tiempo de basket. Esperando el otro Mundial, el de basket que se celebrara en Septiembre, estos días tenemos un pequeño aperitivo con las categorias inferiores. Estamos hablando del Europeo sub20 de basket.

Hoy se están celebrando las semifinales del torneo de Croacia. España se enfrenta a Francia por un puesto en la final del Domingo.  Partido que se puede seguir gracias la página de la FIBA (fibatv.com) que ofrece el mismo gratuitamente por streaming.
Desolador aspecto del pabellón donde se celebra. Apenas público, lo que permite escuchar perfectamente todo lo que sucede en la pista, desde las arengas del banquillo español a las instrucciones del entrenador.
Pronto empezaba la roja a ponerse por delante y tomar una pequeña ventaja que mantendría hasta el final del primer cuarto, con el resultado de 16-25, nueve arriba España.
Comenzaba el segundo cuatro y tras cuatro minutos Francia lograba ponerse a un punto de España, 27-28. Poco después Francia se ponía por delante logrando una máxima renta de siete puntos, 33-40 al final.
40% de acierto en tiros de dos dan la medida del bajón español. Dos triples seguidos de España, el segundo de Mirotic lograban que la selección se acercara a Francia. Pero poco después dos triples seguidos de Francia la ponían con la máxima ventaja, diez arriba.

Al final del cuarto España lograba acercarse un poco y dejar las cosas como estaban siete abajo.
Comenzó el último y decisivo cuarto con un triple español y una antideportiva. Asi que España empata a 62 y empiezan los nervios y los fallos por parte de ambos equipos, sin embargo es Francia quien coge casi todos los rebotes en ataque y defensa…
Cinco últimos minutos. España estaba cinco abajo y comete una antideportiva… Pero Francia no la aprovecha. LLegamos a los últimos dos minutos de partido con la roja a dos puntos y tiro libre.
Pese a ello Francia acierta dos triples seguidos y se pone a 7. Quedan 40 segundos. Final del partido pese a los desesperados intentos españoles.
Resultado final: 86 -83. Una lástima.

Mañana nos podremos resarcir con las motos: con los Lorenzo, Pedrosa, Márquez, Elías y compañía, y la vuelta de Rossi.





Reflexiones postmundialeras

13 07 2010

I)                    La final

Igual que en los cuartos y en la semi, fui con mi hermano al bar Les Paul a verla, allí nos juntamos con sus colegas. Nunca he estado más histérico durante un partido, hasta el punto en que tuve que pedirle a mi hermano un Winston antes de que empezara la prórroga, ya que ni las pipas ni la jarra de litro de Paulaner ayudaban. Cada ocasión era anticipada y lamentada, cada entrada y decisión arbitral dudosa criticada con ferocidad. Hasta el minuto 116. Lo de Iniesta no fue un gol, fue Mjollnir aplastando gigantes, o el Martillo de los Dioses del que hablan Manowar en Warriors of the World (United). Es el gol que he coreado con más fuerza, el final más celebrado y la vez que más entusiasmo le he puesto al cantar el We Are the Champions. Todo eran abrazos, saltos, cánticos y gritos entusiastas cuando Casillas alzó el trofeo. Un chupito de tequila cortesía de una de las camareras y nos fuimos a celebrarlo.

La fuente de Zorrilla estaba sin agua, dado que tiene muchas tuberías descubiertas y hace poco hubo un accidente de consecuencias nefastas. Dio igual. La gente se metió en la Fuente Dorada, mucho más pequeña, a festejar igual (gracias a la novia de una migo y su bolso, salvó móviles y carteras de estropearse con el agua). En la Plaza Mayor había camiones de bomberos que regaban con agua a los asistentes, cosa que se agradecía con el calor. Los cánticos fueron clásicos, aunque yo me reí mucho con el Oa, oa, oa, Iniesta a la Moncloa. Después más fiesta, a base de Grimbergen y sidra. Así estaba yo ayer, incapaz de articular más de tres palabras de forma coherente.

II)                  Política

El domingo se dio un hecho que, en circunstancias normales, no hubiera imaginado nunca: en todo el territorio español la gente celebraba unida bajo una misma bandera, la rojigualda, sin mirar diferencias de posición u opinión. Todos los que andábamos festejando por las calles o celebrando en casa estábamos orgullosos de un país y un símbolo que normalmente trae más discordia que unidad. Se dio una lección a los señores políticos, ya que ellos son incapaces de poner de acuerdo a los ciudadanos del mismo modo en el que lo hizo la selección. Las preguntas ahora están claras: ¿es esa unidad fruto de un solo día o podría ser el principio de algo mejor? ¿Serán los políticos capaces de remedar esa misma unidad? ¿Seremos los ciudadanos capaces de dejar de lado rencillas y mezquindades y trabajar unidos en un mismo frente, el del bien común? ¿O será todo una ilusión, un espejismo fruto de la euforia y en cuanto pase la resaca de la celebración volveremos a la división, al enfrentamiento, al si yo digo blanco y tú negro nos peleamos? La posibilidad de la primera idea sería algo maravilloso, pero mi naturaleza pesimista me hace pensar que es la última pregunta la que se cumplirá.

III)                La desgracia del moderador

Moderar un foro es un trabajo que no ha de tomarse a la ligera, pues hay que entrar en discusiones espinosas (que muchas veces no interesan) y tomar decisiones poco agradables para los usuarios. Este mundial ha sido una experiencia horrible ser moderador. Amargaba la existencia entrar en un hilo y encontrarse discusiones inanes que acababan en bucles infinitos, en desprecios y burlas, en insultos sin sentido, en cruces de acusaciones con poco fundamento y en la arrogancia de los vencedores y la inquina de los vencidos. Recuerdo en especial la noche del último jueves de junio, ya que yo llegaba de muy buen humor al ordenador y en un rato me entró hastío, malhumor y vergüenza ajena, fastidiándome el momento agradable que vivía. En general, no hemos sabido comportarnos (ha habido excepciones, por supuesto), y la imagen que me ha quedado ha sido bastante floja. Da igual quién fue el primero, una vez se abrió la brecha, nadie supo frenarla. Hemos sacado lo peor de nosotros mismos, en lugar de disfrutar con el fútbol (ha habido poco, todo hay que decirlo) y del triunfo de la selección que uno sigue. En cambio nos hemos mezclado en una batalla mezquina que sólo ha conseguido ahondar resentimientos. Me siento decepcionado con la forma de comportarnos que hemos tenido. Lo peor es que no creo que cambie.





La Copa llega a España – Crónica del Mundial Ed XVII

12 07 2010

Apoteósico, irrepetible, increible, inenarrable… Faltan adjetivos para describir lo que supone haber ganado este Mundial.

Se decía que este era nuestro momento, que lo ibamos a conseguir, que seriamos campeones en Sudáfrica. Pero muchos, entre los que me incluyo, teniamos reservas. Porque la barrera psicológica de cuartos parecía insalbable. Porque podría volver a repetirse lo de otras ocasiones cuando acababamos diciendo: “jugamos como nunca y perdimos como siempre”. Y porque aunque lo tengas todo para poder ganar un Mundial no es nada fácil. Cualquier equipo o cualquier circunstancia te puede superar y dejar fuera.
Pero al final parece que se hizo justicia y con el gol de Iniesta se culmina una época dorada: Eurocopa y Mundial.

Una época que quizá empezó a fraguarse en el año 1999, el año en el que España consiguió el Mundial sub20.
Los Íker Casillas, Xavi, Puyol, Marchena ya estaban allí, y a ellos se les han ido uniendo otros de tanta calidad: Iniesta, Villa, Piqué
Todo esto también es gracias a Luis Aragonés, el Sabio de Hortaleza, quien fue el único que tuvo lo que hay que tener y se cargó a Raúl de la selección. A partir de ahi pese a que no fue fácil, la selección y su juego empezó a crecer exponencialmente.

¡La Copa ya está en España!. Está en Madrid. La fiesta comenzaba a las seis y a estas horas (casi las 23.00h) dado el gran número de gente que se ha echado a la calle aún no ha podido llegar al escenario montado cerca del rio Manzanares…





ESPAÑA CAMPEONA DEL MUNDO 2010 – Crónica del Mundial XVI

11 07 2010

¡España campeona del Mundial 2010!

18.45, domingo 11 de Julio del año 2010. Da comienzo la ceremonia de clausura en el Soccer City Stadium en Johannesburgo. El estadio se tiñe de  azul: comienza el show.  Mientras tanto el autubús de la selección se encaminaba hacia el campo.
En esos momentos ya se sabía que Pedro repetirá como titular en el once inicial.

Empezó el encuentro con lo habitual: control más o menos constante de España, algunas ocasiones durante los primeros 15 minutos. Pero Holanda se olvidó del Fair Play y empezó a entrar fuerte, a trabar el partido. Con entradas de roja de De Jong y Van Bommel. Así,  a lo guarro embarullaba el partido y se metía en el mismo.
Final de la primera parte. 0-0
Segunda parte de infarto. Varias ocasiones claras de gol y con el susto en el cuerpo porque Holanda no nos cazara en la contra.
Muy incisivo Robben por la derecha que le buscaba continuamente las cosquillas a Capdevila. Entraba Navas por Pedro y ponía varios centros al área que finalmente no llegaron a buen puerto. También entraba Cesc que perdonaba un poco después una muy clara delante del portero.

Holanda también disponía de alguna ocasión pero todas fueron desbaratadas por un grandísimo Casillas.

Así llegabamos a la prórroga. España buscaba el partido y Holanda esperaba agazapada su ocasión. Entraba Torres en la segunda parte de la prorroga por Villa.

Minuto 116, momento ya imborrable, momento histórico. Torres saca un centro, le llega a Iniesta y este machaca la porteria.

0-1 España rozando la gloria. Minutos finales de angustia. Pitido final de Howard Webb y… ¡¡¡campeones del Mundo!!!

Qué bonita la estrella encima del escudo. Qué grande es el fútbol. Noche mágica. Todos a celebrarlo. Viva el fútbol y viva la vida.

Gracias por regalarnos estos momento. Gracias España.