Ladrones de Sueños

9 06 2010

Otra vez al borde del bloqueo del escritor. Pintaba mal la semana a la hora de redactar algunas líneas para la Torre, pero la otra noche hubo un momento salvador. Hora de la cena, mi hermano y yo. Salchichas, patatas fritas y vino tinto. Y reflexiones. No demasiado halagüeñas la verdad.

Todo empezó a base de un comentario sobre el futuro incierto, y sobre un futuro artículo que tiene planeado sacar mi hermano en breve. Nos dimos cuenta de lo triste que es nuestra situación actual. Con apenas la veintena hemos pasado de ser unos optimistas con ánimo de comernos el mundo con patatas a unos descreídos algo cínicos, como ancianos que han vivido gran variedad de situaciones y está de vuelta de todo. Y eso sin haber vivido apenas nada. Supongo que no seremos los únicos ni los últimos.

¿Nos hemos vuelto cínicos porque nos gusta House o nos gusta House porque nos hemos vuelto cínicos?

Nos han robado los sueños. Al menos los grandes sueños. Esos que querían cambiar el mundo y hacerlo mejor. Había una ligera esperanza de que las cosas pudieran mejorar, aunque fuera de forma imperceptible. Pero ya no nos queda eso. Mientras sigan en el poder la panda de inútiles iletrados que detentan el poder (o aspiran a hacerlo desde la oposición) en beneficio de sus carteras, de los grandes empresarios en busca del mayor beneficio y el menor gasto, de los banqueros que cobran comisiones elevadas para pagar jubilaciones millonarias, o de los manipuladores de masas conocidos como periodistas, destrozando nuestros cerebros con información basura sesgada y partidista, la cosa va a seguir como está o irá a peor. Y mientras, la gente normal a apechugar como buenamente puede, y la mayoría con la esperanza de que un voto en una urna puede cambiar las cosas.

A estas alturas del percal, pocas soluciones se nos ocurrían. La más radical y cruda, un levantamiento armado. La manera “ideal” de cambiar los cosas: tiro en la cabeza a los responsables y puerta. Muerto el perro, se acabó la rabia. Pero ninguno de los dos queremos esa situación. Otros llegarán que ocupen el lugar de los caídos. Las diferencias de opinión actuales se acrecentarían. Pagaría gente que no tiene la culpa de nada, como en todas las guerras. Y la verdad, con el adiestramiento en uso de armas y la “habilidad” de algunos (y no miro a nadie y menos al redactor del artículo) es casi más probable que en vez de volarle la cabeza al enemigo acabáramos por volarnos los huevos de forma accidental (una muerte ridícula, que dirían Def Con Dos). Más que arreglar las cosas, lo joderíamos todo. Aunque a veces dan ganas de acabar con todo.

Salieron a colación otras dos posibles soluciones. La una consistía en hacer lo mismo que Spider Jerusalem (del que ya hablé hace dos semanas🙂 y es largarse al quinto culo del mundo, aislado de toda la civilización y vivir como un ermitaño, dando la espalda a la sociedad, sin saber nada de nadie. Y la verdad es que no estaría mal, aunque Spider se fuera con la cuenta bancaria repleta de pasta. Nosotros nos lo planteamos en plan más rural, algo en plan un granjero autosuficiente, un huerto y 4 animales y lo justo para ir tirando. Y al mundo que le jodan. La otra alternativa es la que descartamos nada más formularla por estúpida, y era el suicidio. Pero no somos emos, joder. Eso déjaselo a ellos y los cobardes.

¿Entonces qué queda? Los pequeños sueños. Las ilusiones, reales o falsas, que hacen que merezca la pena seguir. Adáptate y sobrevive. Así lo dijo mi hermano. Poco más se puede hacer. Agárrate a las esperanzas, reales o autoinducidas, que te quedan: un posible trabajo, la sonrisa de tu pareja, un buen libro, un cómic, una canción (como dijo mi bro: un rato después: la solución a todos los problemas, Behemoth), el loco sueño de que en otro país la cosa esté mejor y sea más racional, aunque las evidencias apunten a lo contrario. Al fin y al cabo, el ser humano es crédulo, algo infantil, se aferra a cualquier cosa que suene mínimamente convincente. Por eso las religiones, las supersticiones y la pseudociencia, como las pulseritas Power Balance, y cómo gente que tiene un alto nivel intelectual se deja llevar por estas patochadas. Hace falta consuelo en el frío mundo, y cualquier mierda vale, al parecer, para muchos.

¿Estás deprimido? Predicador al canto

Lo único que nos queda es seguir. De cualquier manera, honrada, no jodamos con temas ilegales. Casi como para tocar las pelotas: aquí estoy panda de rufianes, no me rendiré y no me hundiréis. Aunque sea con el consuelo de poder llorar tu suerte en un blog, o algo similar. Igual a alguien le motivan tus palabras. Quién sabe.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

29 06 2010
Un hombre sin patria « The Zone España

[…] dije en el artículo Ladrones de sueños que la humanidad es infantil y crédula, y lo mantengo. Incapaces de asumir que somos una […]

9 08 2010
Conformistas con causa « The Zone España

[…] cínico (el calificativo sería un cínico hijo de perra, pero mi madre no tiene la culpa), como ya he contado. Siempre alentando a la conciencia crítica, al pensamiento racional, a la respuesta intelectual, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: