El Punto sobre la Coma Ed.3 (vlog de rexo)

27 04 2010
Anuncios




Quiero ser estrella del porno

26 04 2010

Eso cantaban Lujuria hace ya unos añitos, y seguro que más de uno lo ha pensado ¿verdad? Un trabajo que a todos nos gustaría, agradable en extremo y con suerte bien pagado. No se puede pedir más. Pero el habitual de la columna ya se habrá imaginado que los tiros no van exactamente por ahí, y que como dicen en los países angloparlantes y cantan los thrashers californianos Testament, “There’s More than Meets the Eye” (hay más de lo que el ojo ve)

Ser estrella del porno es algo que todos los hombres nos hemos imaginado alguna vez. Dedicarse a vivir del sexo, que te paguen por una actividad tan placentera y de forma legal se nos antoja a muchos como el trabajo ideal. Muchas mujeres probablemente no se lo planteen, porque el porno es un mercado para consumo masculino y suele ser vejatorio para ellas. Aparte de que siguen existiendo los estereotipos negativos sobre las mujeres que se acuestan con más de un hombre. Pero la mentalidad masculina es diferente, y eso de satisfacer las pulsiones sexuales del modo citado es de lo más goloso.

Pero hay otra forma de ganarse la vida a través del sexo, de forma legal. Para ello no se requieren exactamente las mismas cualidades que para el estrellato porno. Hay que tener sentido de la oportunidad y buena suerte. Colocar el correspondiente aparato reproductor en el lugar adecuando, en el momento oportuno, y con un famoso de turno como partenaire en el intercambio. Luego se trata de ir vendiendo la historia a los correspondientes medios de comunicación, con cuantos más detalles mejor, vender primero lo enamoradísimos que estáis, cuándo hay boda, o mejor aún, una separación con odio reconcentrado por ambas partes, un divorcio interminable y rondas de programas posteriores, sobre todo si el ex cónyuge tiene nueva pareja, a la que se ha de detestar ad infinitum (aunque sea delante de la cámara)

La verdadera razón por la que está donde está: el sexo

Pero claro, uno de estos individuos de cualquiera de los dos sexos jamás reconocerá que su fama viene de eso. Siempre tendrán una profesión a la que se dedicaban con todo el empeño del mundo antes de dar el braguetazo: modelo, cantante, actor en ciernes… Nunca dirán que sus apariciones en televisiones y revistas del corazón son a causa de haber tenido sexo con otro famoso de más o menos nivel. Mientras, un actor o actriz porno reconocerá sin problemas, en general, que a lo que se dedica es a eso, mantener relaciones sexuales delante de una cámara de vídeo para su posterior comercialización. Los Nacho Vidal, Rocco Siffredi o Ron Jeremy nunca han negado el origen de su fama. Siempre hay excepciones. La ex actriz Lucía Lapiedra ha pasado al rol de “digna” y se ofende si le recuerdan su pasado. Además olvida que es la ex de otro de esa calaña (famoso por follar a famosa), ahora contertulio de programas rosa y lamentable columnista del Marca.

Y qué queréis que os diga. Prefiero a los primeros que a los segundos. Tienen más dignidad y coherencia a la hora de hablar de sus trabajos. Son lo que son y no tienen reparos en decirlo. En cambio los otros negarán a ultranza el que su fama venga del sexo con alguien famoso, escudándose en una supuesta carrera profesional, que no le había reportado nada hasta el momento. Así que puestos a elegir, sí, quiero ser estrella del porno. Aunque no tenga la herramienta adecuada para ello.





El mal uso del poder

26 04 2010

Hoy mi reflexión invita a todos a pensar en algo que está sucediendo estos días, de una manera más exacerbada si cabe, entre los medios de prensa de Madrid, léase el Marca, y los medios de prensa de Barcelona, léase el Sport.

No es de recibo, según creo yo personalmente, que se abra una guerra tal de despropósitos y que desde Madrid por ejemplo se acuda al sentimiento de algunos madridistas en contra de un equipo como el Barcelona, y en sus portadas penosas se apoye a un equipo italiano como el Inter del ínclito José Mourinho, con tal de no ver a un equipo de España en la final del Bernabeu.

Un día tuve esperanza, y era lector del Marca y oyente de Radio Marca…  ( ahora le llaman Charca y radio Charca, porque se meten en cada charco que no saben salir luego), pero ahora no puedo más que pensar en que no son buenos periodistas, sino una pandilla de facinerosos que ocultan sus miedos y sus envidias pero intentando hacernos creer que la culpa siempre es de los demás. Me parece muy triste su postura.

Yo conozco muchos seguidores del Madrid, y ante todo son una afición caballerosa, y cuando pierde su equipo contra otro reconocen el potencial y la superioridad de éste. Por lo menos así me lo han reconocido, por el último derby disputado frente al Barcelona.

En cambio, un periódico ha de tener el sagrado deber de informar de la manera más imparcial posible, evitando caer en descalificaciones, insultos o rebajándose a malas artes hacia el contrario deportivo.  Cosa que hasta ahora el diario Marca, el más leído de España, había respetado aunque con sus más y sus menos (léase por ejemplo: villaratos, cagómetros, madriditis, ayudas arbitrales, comités de disciplina…)

La respuesta desde el otro lado no se hizo esperar, y como dirían los recordados Hermanos Marx, y su “más madera”. La guerra dialéctica y de portadas no se hizo esperar mucho, y más con el resultado del partido de ida de las semifinales, en las que Mourinho, the special one, se ha ganado un sitio de honor entre los venerados madridistas, como lo es también Tamudo.

Si se vanaglorian en poner al Marca como el diario más leído de España, lo normal es apoyar al deporte español, y dejarse de pensar que Catalonia is not Spain, que diría alguno.

Seamos serios señores periodistas, señores presentadores radiofónicos y señores tertulianos. Le pese a quien le pese, el FC Barcelona es español, al igual que las Olimpíadas de Barcelona son las primeras y únicas celebradas en España hasta la fecha, y no exclusivamente de Cataluña.

Desde aquí un recuerdo a Don Juan Antonio Samaranch, verdadero impulsor del olimpismo moderno, el cual fue capaz de adaptar a un caduco COI, a los nuevos modelos tanto televisivos, como de patrocinios o de profesionales en el deporte.

¿Sería normal apoyar a Massa en vez de a Alonso? ¿Mejor animar a Federer que a Nadal? ¿Mejor ponerse del lado de Rossi en vez de Jorge Lorenzo?

¿Y si mete un gol Xavi, Piqué o Busquets con la Roja, dirán que ha sido en fuera de juego y que nunca debió de subir al marcador por ser del Barcelona? ¿Guti y Raúl al mundial en vez de Pedrito o Xavi? ¿Mejor que gane el mundial el Brasil de Kaká o el Portugal de Cristiano que la Argentina de Messi?

Somos españoles, y tanto me dará que el deportista sea de Toledo, Cuenca, Coruña, Alava, Valencia, Tarragona o Málaga. Si somos españoles debemos de apoyar a los nuestros independientemente de su procedencia. Independientemente de sus ideas políticas, afiliación, simpatías políticas o lo que sea… para eso tenemos una Constitución y todos los españoles somos iguales ante los ojos de la ley, para lo bueno y para lo malo.

No admito que se borre la gente a su antojo, porque en tu carnet de identidad no pone a qué partido votas o con cuál te identificas, ni de qué equipo eres, ni si vas o no a misa los domingos… solo pone fulanito de tal, español.

Dejemos de ser los Quijotes de Europa, dejemos las guerras fratricidas a un lado, y hagamos piña con el deporte español, todos a una y sin divisiones.

Catalanes, Gallegos, Vascos, Andaluces… somos todos españoles. Por el bien de un deporte, y de todos los deportistas.

Balatraka – Redactor THE ZONE ESPAÑA.





Todos estamos conecta2

26 04 2010

Es curioso, pero hoy en día cualquier pequeño o gran suceso que ocurra en una determinada parte del mundo, puede tener sus consecuencias en otro lugar totalmente diferente de nuestro planeta.

Actualmente, que una empresa situada en Grecia termine cesando su actividad debido a los malos resultados cosechados en los últimos años de grave crisis financiera, no solo afecta a sus empleados, que desde ese momento se ven sin trabajo y con un horizonte muy negro, afecta también de un modo u otro a una cadena de supermercados alemanes que compraba el producto que fabricaba la empresa griega y que ahora tendrá que buscar un nuevo fabricante de un producto similar para cubrir el espacio vacío que ha quedado en sus estanterías; afectará a un alemán de cuarenta años que después de probar todas las marcas existentes en el mercado para el producto en cuestión, se decantó por el fabricado en Grecia pues le pareció la mejor opción, y ahora tendrá que retomar esta selección para realizar una nueva elección; afectará a un español de veinticinco años que era candidato a un puesto de trabajo de una empresa madrileña pero al final esta se decantó por un griego muy preparado, con experiencia e idiomas, que emigró a Madrid después de que su empresa cerrara por la crisis.

Como os imaginareis, este ejemplo podría ser interminable, pues además de fijarnos en los primeros afectados tendríamos que atender también a las siguientes consecuencias, pues seguramente el supermercado alemán seleccione otra empresa a la que comprar, y esta sin duda aumentará sus ventas, generando así otras consecuencias, y seguramente el joven que no logró el trabajo, se presente a otras muchas entrevistas y se termine amargando por un futuro incierto cuando ya podría estar trabajando, y seguro que esto conllevará finalmente fatales consecuencias…, como por ejemplo que el joven acuda un día a un estanco con una Colt GM 1911 del calibre 45 en su mano y tras pedir varias veces al vejete de detrás del mostrador el dinero de la caja, que se de la casualidad que en ese preciso instante por la calle pase un coche de policía, y el vejete decida gritar pidiendo socorro, a lo que nuestro joven responde nervioso disparando la pistola y segando así la vida del hombre mayor.

De esta forma, y como veis, un suceso cualquiera puede llegar a desencadenar una serie de acontecimientos que al final pueden afectarnos directamente a nosotros, que con cara de tontos nos preguntaremos como la mujer del estanquero: ¿Qué culpa tengo yo de que este chico no encuentre trabajo?, yo no conozco a ningún griego que haya empezado a  trabajar en una empresa madrileña, ¿Qué tiene que ver conmigo que una empresa griega acabe en el hoyo?

En la antigüedad esto no era así, o al menos lo era en menor medida, y es que por ejemplo, cuando moría un hombre, los afectados eran solo los más cercanos, pues su hijo ocupaba su lugar pero sin más consecuencia que el adelantar la sucesión, y las consecuencias que podía tener este hecho pues eran muy aisladas y acababan quedándose dentro del pueblo en cuestión o como mucho afectaba a la región, pero ni el país vecino ni siquiera la ciudad más cercana sufría ningún trastorno por este hecho.

Por suerte o por desgracia (¿quien sabe?), todos los avances tecnológicos que hemos sufrido en el último siglo, nos han llevado a una “globalización” que ha ampliado el área de conexiones interpersonales, sociales y económicas de un espacio muy reducido hasta la actual totalidad del planeta y es que el concepto que engloba la palabra “globalización”, bien podría recogerse en la palabra “totalización”, pues al fin y al cabo, eso es a lo que se refiere.

Sea como fuere, el hecho que quiero reseñar con toda esta reflexión, es que hoy la más insignificante de las acciones puede desencadenar una serie interminable de sucesos, por eso hay que pensar muy bien cada nueva decisión, pues al igual que en una partida de ajedrez, con cada uno de nuestros movimientos sugerimos al contrario una respuesta, y está puede acabar por ser crucial en la partida.

La diferencia entre una partida de ajedrez y la vida es que la primera se desarrolla en un tablero con sesenta y cuatro cuadrados, mientras que en la vida, el escenario es todo el planeta y las fichas toda la población mundial.

Sin duda, si todos fuéramos concientes de esta afirmación y la hiciéramos nuestra, la Tierra sería un lugar mucho más tranquilo para vivir, pues al ser plenamente conscientes de que todos estamos conectados entre nosotros, seguro que todo el mundo actuaba de forma más correcta, y así desaparecían los políticos corruptos, los ladrones, los asesinos, los maltratadores y todas esas figuras desagradables que hoy abundan en la fauna de nuestro planeta.

Nuevamente debo recurrir a una de mis máximas, que además es muy sencilla, “Trata a todo el mundo como te gustaría que a ti te trataran”; y es que bajo la reflexión que acabamos de hacer esta afirmación se cumple más que nunca, pues si todos estamos conectados, lo más posible es que cualquier acción negativa que realices, después de deambular mediante una secuencia de acontecimientos alrededor del mundo, terminará por encontrarte y cobrarse el peaje apropiado.

Y esto me hace pensar en el famoso y controvertido “karma”, pues al final no son conceptos tan diferentes, pues al final la idea a la que quiero llegar es muy similar a la idea de mantener limpio el “karma” para así tener la suerte de cara, solo que suprimiendo totalmente la religión de nuestra ecuación y tan solo recurriendo a un viejo refrán que decía algo así como “Para recoger la cosecha, primero hay que sembrarla” u otro que también se ajusta a nuestro tema haciendo uso de la agricultura y que dice: “El que siembra vientos recoge tempestades”.

Y como no, nuestro pequeño mundo mz no es para nada diferente a su hermano mayor, pues al igual que él, está globalizado, lo cual se consigue mediante un mercado único de jugadores que permite que compitamos por cualquier jugador con chinos, argentinos y suecos.

Y como en la vida real, cualquier acción que se realiza en nuestro pequeño mundo desencadena una serie de sucesos a continuación.

Por ejemplo, la marcha de un fuerte equipo de primera división supone que sus jugadores vayan al mercado y que otros equipos fichen a estos jugadores para posteriormente poner a los suyos en venta y así sucesivamente.

Así pues y según la reflexión inicial, todo acto acaba pasando factura, lo cual aplicado a managerzone me hace pensar sin duda en los “engaños” en las ventas sobre las habilidades maximizadas.

Sin duda el vender un jugador capado diciendo que no lo esta, en el momento, reporta mayores ingresos, pero lo que tenemos que tener claro es que muy posiblemente la honda expansiva nos acabe cobrando este dinero extra más sus intereses en otro momento.

Acabaré la reflexión diciendo que cada uno de nosotros no somos si no la suma de nuestros actos, y como tal, todo lo que hacemos nos pasa su factura.

Hasta aquí la reflexión de esta semana, portaros bien hasta que nos volvamos a leer y no dejéis de disfrutar de la vida.





Una de vaqueros

25 04 2010

Cuando uno es un niño, siempre sueña al ser mayor con profesiones un tanto especiales. Unos quieren ser bomberos, policías, futbolistas, médicos, toreros, vaqueros o astronautas. Alguno lo ha conseguido, pero es muy complicado.

Antiguamente ser barrendero no era el sueño de nadie, porque eso de andar limpiando la basura de los demás no estaba bien visto ni tan siquiera era apetecible. Pero tal como va la crisis desarrollándose, y encima con lo que piden en la oposición y la gente que se presenta, lo veo hasta complicado llegar a ejercer esa profesión de barrendero. Ahora alguno daría algo por llegar a ser ese gris funcionario de las películas, aunque fuera por tener un empleo y encima estar fijo.

De los casos como bomberos, policía, futbolistas, toreros o astronautas son profesiones si cabe más complicadas de llegar algún día lograrlo. La única si cabe más sencilla es la de vaquero… pero las vacas están en granjas, se trasladan por carretera en grandes camiones  y se ordeñan automáticamente… se ha perdido el encanto.

Cuando somos niños, hasta jugar al futbol lo hacemos por mera diversión y entretenimiento, aunque a veces los hay que tienen un gran estilo y rebosan una gran técnica individual. Además en su cara se refleja esa seriedad y concentración propias de profesionales del balón… bueno, en su cara se refleja el golpe más que nada, pero luego le pasó.

Aquella visión del oeste americano, con los grandes rebaños cruzando el país de este a oeste, un camino lleno de peligros, que si los cuatreros, que si los indios, que si los malos acechando… pero siempre quedaba el pueblo con la guapa chica de la taberna dispuesta a lanzar una sonrisa de complicidad a un grupo de desaliñados vaqueros, sucios del polvo del camino y con ardientes deseos de beber una fresca cerveza.

Incluso un deporte tan americano como el Beisbol, está perdiendo la gracia como la tenía antaño. En esta imagen hasta parece el del suelo decir…”como te caigas encima, te vas a cagar…” En cambio el que va por el aire deberá de pensar en acordarse de la familia del que está en el suelo según se levante.

Qué cambios tan grandes se producen desde nuestra infancia hasta la realidad de la búsqueda de un trabajo. Incluso lo que hemos estudiado, con tanta ilusión y esfuerzo, no sirve más que para adornar nuestro CV, y el trabajo que encontramos no se corresponde en la mayoría de ocasiones ni con nuestra capacidad ni con el sueldo que podríamos merecer.

Por decirlo de una manera sencilla, queremos devorarnos la vida y es ella la que poco a poco nos devora a nosotros. En el mundo del MZ sucede algo similar. Muchos hemos conocido managers que al empezar se iban a comer el mundo, y al final ellos han sido los comidos.

Muchos empezaban con la ilusión del niño que sueña hacer algo grande cuando sea mayor, pero la realidad pone a cada uno en su sitio, el tiempo quita y da razones, y al final la competitividad es tan brutal, que ese mismo tiempo en el que maduras, te hace pensar las cosas con más tranquilidad y tomarte todo con cierta calma.

Somos capaces de ser los auténticos y creibles actores en un teatro en el que la alfombra no es roja sino verde… sino poneros en el lugar del árbitro que tras esa brutal agresión le viene el jugador diciendo, “si se ha tirado, arbitro… ¡pero que yo no he sido!”

Como un cierto día me dijo un conocido, cuando somos más jóvenes soñamos con comprar un GTI, pero con el paso de los años compramos un TDI. Dejamos de lado la velocidad o la locura de juventud y lo sacrificamos por la comodidad y la seguridad. Nos hacemos mayores hasta en gustos y responsabilidades.

Y al final somos los típicos clientes de cafetería del lunes, que tras leer la prensa, y nos convertimos por un rato en un organismo con varias personalidades. Solemos hacer las alineaciones de la selección, aconsejamos a cualquier entrenador sobre cambios y tácticas y hacemos de árbitros por un día, y todo a la vez.

Esto sucede aunque nos duela la cabeza, y no sea debido a una noche de juerga y alcohol con terminación a las tantas de la madrugada, y cantando canciones del estilo de “Asturias patria querida” acompañados por los amigos.

Saludos,





Consideraciones sobre Cristiano Ronaldo

23 04 2010

Es poco habitual ver en la Torre contenidos deportivos, ya que normalmente se dedica a temas más socioculturales, pero ya que el debate está ahí, y nunca encuentro la ocasión de dar mi opinión con todo lujo de detalles, aprovecho la plataforma que me brinda mi artículo semanal me proporciona para hablar del portugués, sin que sirva de precedente.

Poca presentación necesita este futbolista, pero a modo de resumen diré que tras batir el record de traspaso más caro de la historia (94 millones, y dos más en concepto de no sé qué, creo que comisiones) y recalar en el Real Madrid, se ha generado debate tanto por sus actuaciones en lo futbolístico (si es el mejor del mundo o lo es Messi) como en lo extradeportivo (principalmente su comportamiento dentro del campo con los aficionados de otros clubes, el copar las portadas una y otra vez por nimiedades y, en menor medida, sus contratos publicitarios), con fervientes admiradores entre las filas de los seguidores y no menos ardientes detractores. Servidor de vosotros, lectores, tiende más al segundo grupo, y espero que quede claro el por qué.

En lo puramente futbolístico, negar el talento de Cristiano es, salvando las distancias, negárselo a un grande en su especialidad, pongamos Miguel Ángel, o Cervantes. Es un portento de la naturaleza, tiene una velocidad endiablada, buen manejo del balón y un potente golpeo del mismo en faltas y penalties. Suele ser un hombre que toma la responsabilidad del equipo, aunque a veces peque de individualista. Sobre si es o no el mejor del mundo, es un debate a mi juicio innecesario. Tenemos la suerte de poder contar con él y con Leo Messi en el campo, así que ¿por qué no sentarse y disfrutar? Sobre la profesionalidad del jugador había dudas, pues sus famosas fiestas de verano hacían presagiar otro juerguista a los que ya había tenido el club. Pero el astro portugués vino a decir (en esencia, no tengo la cita literal) que durante la temporada estaba al 100% con el equipo, pero que cuando estaba de vacaciones hacía lo que le apetecía. Y que me corrijan si me equivoco, pero de todas las polémicas generadas en torno a Cristiano Ronaldo, ninguna ha sido por cuestiones de fiestas o salidas nocturnas del jugador. Creo que eso dice bastante a favor de su profesionalidad, lo que no dice tanto de él es irse de fiesta con Paris Hilton, pero eso es otro tema.

Cristiano a punto de arrancar con el balón controlado

Sin embargo, su actitud en el campo ha suscitado muchas reacciones. Se debate sobre si es un chulo, sobre si no lo es, si se le insulta, sobre sus reacciones a los insultos, si se le tiene envidia, si no se le tiene envidia, etc. Levantó mucha polémica el codazo a Mtlinga, del Málaga, ya que también suele recibir leña. También su reciente enfrentamiento con los seguidores del Almería. ¿Merece el portugués el desprecio de la gente o es envidia cochina, esa que tan bien se nos da en España? Vayamos punto por punto.

Ciertamente, el público no contribuye en nada. Los insultos al jugador no son más que meras provocaciones con el fin de calentar al jugador y desconcentrarlo. Es una lástima, pero es así: la estrella del equipo contrario recibe el insulto de la grada, cuando la misma debería apoyar a su equipo con cánticos de apoyo. Pero Cristiano también contribuye, sin querer. La gente sabe que se pica, y por tanto le insulta con más ferocidad. Él no se lo toma bien, y reacciona con gestos poco agradables hacia la grada, lo que hace que aumente su “fama” de provocador y chulo. Yo entiendo que debido al carácter no quiera callarse, pero mejoraría su imagen siendo más elegante con el público. No le vendrían mal las Lecciones de Urbanidad de Serrat:

Sobre el tema envidia tengo que ser más personal. Los defensores dicen que le envidiamos porque es alto, joven, guapo, y rico. Y cachas. Y tienen parte de razón y en parte se equivocan. Por ejemplo, en cuanto a lo de alto, personalmente me da igual. Soy considerablemente más bajo, y no tengo ningún problema. En caso de envidiar la altura, preferiría superar el 1,86 del portugués, más bien llegar al legendario 1,94 de John Wayne. Pero en esencia me da igual. Lo de cachas lo mismo. Seguramente por mi constitución no tendría una musculatura similar a la de Cristiano, pero está claro que si no la trabajo, nunca la tendré. Y como me da bastante pereza ponerme a ello, es lógico que no tenga un físico ni remotamente parecido, aunque supongo que si me pongo a ello, algo de músculo marcaré. Y lo de joven es evidente que, siendo sólo un año mayor que él, sí que no me afecta.

Pero llega el tema de ser guapo, rico y chulo. Está claro que en cuanto a lo de rico, sí, me gustaría ganar lo que él gana. ¿Y a quién no? Dinero para gastar ahora y manejado con habilidad tranquilidad para el futuro. A todos nos gustaría tener la vida resuelta a los 25 años. O casi. Y hay que admitirlo, poca gente gana a su edad lo que gana Cristiano. LeBron James quizá. Fernando Alonso le andará no muy lejos (creo que gana más cristiano por la publicidad, pero no creo que el piloto se quede corto) y poco más. Cuando pienso en gente que gana cantidades ingentes de pasta, la mayoría tienen bastantes más años que CR9 (los Stones, U2, Bil Gates…) Ganar lo que gana este chico a sus años es algo que muy pocos pueden. Y decir que no te gustaría ganar tanto, no me lo creo. Otra cosa es que se le dé más o menos importancia. Pero el hecho en sí dudo que sea indiferente. Yo al menos lo veo así, no le doy importancia, me gusta la vida que tengo, pero sí me gustaría ingresar en mi cuenta bancaria lo que gana el portugués.

En cuanto a lo guapo y chulo, ahí radican mis principales críticas. Por lo general no suelo tragar a los deportistas chulos. Excepciones hay, se me ocurren Schumacher o Big Show. Pero en general los niñatos chuloplaya no los aguanto. Y CR9 encarna todos los males del niñato posturitas y guay. Es artificial y forzado. Le falta clase y elegancia. Un auténtico chulo no va dando el cante, en plan “miradme lo chulo que soy”. Necesita los focos a todas horas. Un auténtico chulo no. Es chulo, y lo sabe. Simplemente le sale de dentro. No es forzado. Siempre pongo el mismo ejemplo cinematográfico: Carlito Brigante vs Peter Parker. En Spiderman 3 sale Parker (encarnado por el blandito Tobey Maguire) por la calle, trajeado de negro, saludando a las chicas en plan “mirad qué guay soy” y da vergüenza ajena. En Atrapado por su pasado, cuando Carlito (interpretado por un hombre con clase, Al Pacino) vuelve al barrio y recibe los saludos de viejos conocidos en una escena similar a la anterior, no necesita esas chorradas. Es estilo: cabeza alta, gafas de sol, gabardina, paso firme. No necesita ir diciendo: “Eh, miradme, soy Carlito”. Su mera presencia lo dice: aquí estoy.  Cristiano es como Peter Parker. Y lo de guapo, en fin. Tengo el canon de belleza masculina actual en seria duda desde que en él figura Robert Pattinson, que no es un Iván Campo, pero es feo. CR9 se deja mirar. Pero es todo cara bonita y para de contar. Elegancia cero. Además de vestir como un pijo, no tiene clase llevando la ropa. Mi ejemplo, George Clooney. Clooney se pone una camiseta blanca y unos vaqueros y está elegante. Simplemente la ropa le queda bien. Tiene estilo. Y no hace falta ser guaperas para tener estilo. Bogart lo tenía y no era uno de los hombres-reclamo de Hollywood, como Cary Grant. O un ejemplo más actual, Benicio del Toro. Saber estar. Clase, elegancia. De todo eso carece Cristiano Ronaldo. Así que se puede quedar con su supuesta belleza.

¡¡¡¡Pero qué puto estilo tiene Pacino, joder!!!!

Las conclusiones son claras. Un crack jugando, pero un cero en comportamiento y en estilo. Un auténtico chulo ha de ser un punto cínico, a lo Robert Mitchum en Retorno al Pasado. Pero en la época actual, eso se ha perdido. Así que Ronaldo no me vale como modelo a seguir. Será un fenómeno en el campo, pero nada más. Fuera de él, me quedo con Messi. Y con Tony Montana como chulo, bastardo y cínico con estilo. Cristiano no vale para eso.





El punto sobre la coma ed 2. (vlog de rexo)

20 04 2010